miércoles, 15 de enero de 2014

Metro Bus

El transporte urbano en autobús y sus nuevos cambios.


A tres años de la sustitución del control en la operación del transporte urbano en la Ciudad de Panamá -desaparición de los diablos rojos-, de manos de los buseros y organizaciones sindicales y la entrega por parte del Estado a la empresa "Metro-Bus"; el caos del transporte en la ciudad no se ha resuelto, mejor dicho se ha agravado. Los resultados parecen ser cosméticos en la implementación superficial de un modelo.
Hay una gran falacia en querer vender la idea que el "Metro-Bus" es un sistema.  Ejemplos reales de Metro-Bus han sido implementados en ciudades vecinas como  Lima, Ciudad de México, Bogotá y el caso más exitoso, Curitiba en Brasil. El verdadero modelo consiste en diseñar y construir unos corredores viales exclusivos que separa el tráfico vehicular privado de la movilidad urbana en transporte público. De esta manera los autobuses no están enmarañados en la congestión de la circulación regular, originando una movilidad y flujo expedito. Las paradas funcionan como centros de trasbordo y re-distribución.




MetroBus en México DF, estación en construcción y estación en funcionamiento. Fotos: Carlos Eduardo Rodriguez

El programa estatal nuestro se fundamenta en reemplazar la flota, el sistema de pago y algunas paradas.  Todos llegamos a conocer los diablos rojos: eran incómodos, pero aun así cumplía su principal objetivo que era ofrecer un servicio regular basado en la demanda.  Los buses siguen atestados de gente y existe una tremenda disminución del servicio. Poder abordar uno de ellos en las horas pico, es una verdadera hazaña. Los grupos con menos recursos; sus principales usuarios, han sido sometidos a un gran atropello por su falta de capacidad económica en costear la compra de un automóvil. Este sector está obligado a realizar dichos desplazamientos pues es la única manera de llegar al lugar de trabajo. La población con mejor ingreso tienen la opción del automóvil, que tampoco es la más ideal por el tedioso y común embotellamiento de las calles. Con la puesta en marcha de la nueva flota, la inversión de un modo de transporte a otro tampoco ha sido tal.
Todo puede cobrar sentido si se implementan los carriles exclusivos, cuando la flota pueda cubrir la demanda y se configure un verdadero sistema urbano de mapas y movilidad terrestre en la ciudad bajo una administración municipal-estatal. En vez de ensanchar las calles y autopistas para más autos, dicho dinero debe ser invertido en la apropiación del espacio físico calles de la ciudad para una efectiva formula de transporte público. Las llamadas "zonas pagas", son un modelo adecuado de paradas para nuestra condición climática: fuertes lluvias e inclemente sol. Son más seguras  y permite el cobro del transporte.

Aun no existe una dirección de que esta inversión resuelva el embrollo actual de los usuarios que necesiten utilizar el transporte público. El Metro de Panamá resolverá el transporte en Los Andes y San Isidro pero el resto de la población seguirá aguantando el mismo caos de ahora.

martes, 10 de julio de 2012

STGO998

He ido esporádicamente a Santiago de Veraguas sin prestar mayor atención al curso de las cosas que suceden allí. El ritmo de la ciudad lo produce la iniciativa local más que la inversión foránea o trasnacional, sin embargo no es necesario que busque imitar a algún otro lugar como la capital del país u otro sitio, pues cada lugar tiene su propia cadencia.
El centro de Santiago o Downtown Santigo sigue siendo el centro económico de la ciudad en un strip muy definido señalado por la avenida Central desde su intersección con la Vía Interamericana cada vez más despoblado  dicho centro como uso residencial y extentido horizontalmente en casitas individuales hacia las barriadas periféricas.  
El uso del suelo es predominantemente comercial, siendo el único tejido urbano pedestre donde las personas aún se vuelcan  hacia un encuentro urbano y una serie de manifestaciones populares: desfiles patrios, paseo de las virgencitas, carnavales, paseo de antorchas de las distintos colegios, es el lugar donde llevan a pasear a las reinas novatas de las escuelas, donde se realizan las manifestaciones, etc. Las dos plazas que rematan ésta avenida monumental es la Catedral de Santiago junto al Parque y la plaza que la antecede,  La  Placita San Juan de Dios.
Son varios los componentes que conforman éste tejido que deslindo a través de un breve recorrido diagnosticando su condición actual:
1. Instalaciones públicas.
2. Comercio y entretenimiento.
3. Espacio público
Es evidente en la ciudad durante los últimos años la poca inversión en materia de infraestructura o el deterioro de las existentes.
Lo que era antes un sencillo polo para los deportes y los espectaculos locales se ha convertido en una auténtica ruina: el edificio del Gimnasio Municipal está cerrado y la piscina clausurada desde hace varios años, creo que ya casi 10. El Municipio de Santiago nunca ha sabido qué hacer con éstas instalaciones y terrenos. Bien es cierto que el edificio del Gimnasio es una infame galera, sin embargo aún así son memorables los campeonatos de basketball, las peleas de boxeo y algunos eventos públicos multitudinarios donde era necesario acoger a gran público en una instalación cubierta. El resto del terreno de la manzana eternamente han sido espacio residual, donde alguna vez alguien colocó unas bancas de concreto y pensó que con eso podría realizar un parque. Creo que debe manterse aún la idea de un coliseo deportivo en toda la manzana e igualmente una piscina olímpica de 50 metros si existe el espacio físico. Olvidarse de los estacionamientos.
Otro de las instalaciones más tradicionales es el Mercado Público. Hace varios años hubo una remodelación  se le añadio un segundo piso no sé con qué propósito. Bien es cierto que las instalaciones datan de muchos años atrás sin embargo el aspecto no deja de ser demasiado básico.  Más recientemente cerraron una calle y acondicionaron a los vendedores en unos puestos de metal un poco mas ordenados, buena acción por esa parte. 
En otro terreno municipal aledaño hay una inversión confusa y creo que fracasada. La reubicación de otros vendedores del mercado, juzguen ustedes mismos por la planificación, diseño y ejecución del sitio.
En otros posts mas adelante les muestro algo del estado del comercio y entretenimiento además de espacio público.

lunes, 30 de mayo de 2011

poPoMO, la reinvención del Postmoderno a través del Feoclásico

Después del gran despliegue mediático a través de publicaciones como Complejidad y Contradicción de Venturi, contundentes obras alrededor del mundo de Robert Stern, Michael Graves y Philip Johnson desde prestigiosos centros de enseñanza, cuarenta años después, en Panamá, los incansables seguidores del Postmoderno aún dan cuenta de su vital activismo. La venganza de la memoria es una batalla que no ha sido librada aún en éstas tierras.
El Feoclásico es un término acuñado por Darién Montañez quien presentó su primer one man show titulado La Arquitectura Feoclásica de Panamá en Manolo Caracol, que fue la maduración de muchas de sus ideas, presentado con mas holgura luego de los mezquinos minutos otorgados en su telonera presentación en Pecha Kucha night. La exhibición ha sido recogida en un sendo catálogo para que no nos olvidemos de su existencia ni de sus premisas.
El tema del posmodernismo ha estado ventilado desde hace muchos años en Panamá. Tengo entendido de la existencia de una muestra Postmoderna en el Museo de Arte Contemporáneo curada por Francisco Javier Erroz en los años ochenta, Eduardo Tejeira a través del Suplemento Talingo del diario La Prensa mostraba los escualidos bungalows canaleros reconvertidos en palacetes de los nuevos inquilinos de Albrook que luego también recoge en la publicación del proyecto de arte urbano Ciudad Múltiple.
Y es que estamos tan rodeados de mucha de ésta arquitectura que ya nos acostumbrados a ella, un añadido más a lo diverso del panorama local. El caso aquí no solo es que todo vale sino que tambien a nadie le importa.
El univeso post-PostModerno (poPoMO) que presenta Darién es sobre todo urbano, políticamente o profesionalmente incorrecto, producido por oficinas de arquitectura locales, de promotores y clientes acaudalados. Debajo de ésta presentación subyace cierto aire pecaminoso que, a pesar de manifestar que no es buena ni mala; mostrar complacencia, eleccción o favoritismo por este tipo de obras sería una evidente muestra de falta de cultura o buen gusto, aspecto que va en perfecta sintonía con los contenidos postmodernos que rayan el kitsh y el gusto popular señalados principalmente por grupos academicistas y por qué no tambien por esnobistas. La fuente de las versiones mas populares del feoclásico tanto contemporáneas como históricas no sólo provienen de Bella Vista y la Exposición o de los contados ejemplos Neoclásicos locales sino tambien del Spanish Revival bien desarrollado en Miami y del teatrismo o despliegue coreográfico de Las Vegas. Y es que una de las características del feoclásico a diferencia de la primera es su mala ejecución y su mala copia, a toda escala.
Tal es la ambieguedad que se denomina feo por un lado y trascendete por otro, al considerarse clásico. No sé si el Feoclásico llegó para quedarse. Como toda moda hay que reconocer que se ha quedado un poco atrás y los ejemplos más recientes se ubican sobre todo en el interior del país donde las tendencias que provienen de la ciudad capital llegan con al menos 5 años de atraso y en menor magnitud. Bien es cierto tambien que el MoMO ha ganado terreno especialmente en el gusto de los arquitectos mas jóvenes.
En arquitectura sin embargo hay algunos cruces. En Enciclopedia Cultural Panameña para Niños y Jóvenes, Eduardo Tejeira hace una interesante comparación entre la evolución de la vivienda en Panamá, su simplificación y mezcla a través de diversos momentos que hoy forman parte de los códigos arquitectónicos de Panamá. El producto final es la típica vivienda suburbana que aún existe desde Pueblo Nuevo o Bethania hasta más recientemente Cerro Viento y Brisas del Golf. Versiones mas sofisticadas podrían ser Costa del Este o Buenaventura. El producto inicial sigue siendo el mismo y es desde allí donde se amasa el decorativismo y la ornamentación, la razón de ser de la crítica Loosiana y a partir de entonces de todos los Modernos.
La muestra estará en exhibición hasta el 26 de junio que cierra con otro brunch dominical.